Inteligencia emocional para niños

Inteligencia emocional para niños

La importancia de la Inteligencia Emocional para niños creo que, a día de hoy, ya no es cuestionada por nadie.

Yo he decidido que 2017 sea en casa el año de las emociones

Uno de los mayores regalos que podrás hacer a tus hij@s en la sociedad actual -y ya no digamos en la del futuro donde el trabajo en equipo, la empatía y la capacidad de implicarse y de compromiso lo regularán todo- es ver la importancia de su dimensión emocional… y acompañarle con respeto en el trabajo de desarrollarla.

Cuántos adultos a nuestro alrededor observamos con falta en su infancia de sensación de seguridad, déficit de capacidad de comunicación, de sacar adelante una vida emocionalmente estable…

Bajo el árbol, esta Navidad hemos encontrado un cuento sobre emociones para niños muy pequeños porque quiero desde ya comenzar a que MiniYo esté implicada con su Inteligencia Emocional, empezando un camino que intuyo no terminará nunca pues necesitamos mientras estemos vivos seguir identificando, gestionando y regulando sentimientos y emociones…

nimbus-libro-emociones-ninos

Muy pronto reseña en ‘el otro blog’ ;)

Proliferan los artículos sobre las inteligencias múltiples, los libros (…¿quién no conoce el famoso ‘Emocionario‘?),  los índices que midan algo más que el cociente intelectual y de hecho también los eventos como el que inspira este post (organizado por British Council y Madresfera, llevado a cabo con la charla de una profesional en concreto llamada Silvia Álava), en los que se difunde ese concepto con que se quiere transmitir a las familias actuales que tener solo un CI muy alto no es garantía de éxito en el futuro… ¡si hasta la serie Big Bang Theory y el humor con su protagonista giran en torno a esta idea! ;)

Muchos vídeos muestran diversos experimentos que estudian el fenómeno o fases en torno a él… como éste que observa el poder de postergar la gratificación inmediata (no os perdáis las caras de los niños, por favor):

¿Por qué puede importar si te comes o no una golosina?

Sujetos estudiados desde inicios de los años 60, cuyo perfil tuvo un seguimiento hasta años después, demostraron que los ‘autorregulados’ emocionalmente fueron más estables socialmente (a nivel pareja, laboral, etc) que los que no lo conseguían.

¿Cómo empezar? Inteligencia Emocional desde bebés

Lo principal, el contacto… el vínculo.

Destacando la Estimulación multisensorial:

  • Masajes
  • Piel con piel
  • Cariño a raudales
  • Psicomotricidad
  • Atención (muecas, caras, sonidos de animalitos)
  • Mummy Talk: está demostrado que lo que más ayuda a que se desarrolle su Inteligencia Emocional es ese diálogo que (casi) todo el mundo usamos con los bebés y sobre todo sus madres, sí esa forma aguda y en forma de interrogantes con que nos dirigimos a los bebés ^_^

Y también con un pequeño truco para estimular su Inteligencia Intrapersonal o Interpersonal:

  • Poniéndoles con frecuencia ¡frente al reflejo propio en un espejo!
  • Estar con más niñ@s
  • Pequeños desafíos

¿Cómo seguir? Niños de más edad

  • Enseñar los nombres, vocabulario emocional básico (por ejemplo con fichas, manualidades hechas por vosotros mismos…)
  • Cuentos y dibujos especializados en la temática
  • Ayudarle a conocerse mejor
  • A partir de 4 años empezar a trabajar la empatía (preguntarle por ejemplo cómo están sus familiares, sus compañeros, sus profes: contentos, tristes, enfadados…)
  • Mostrar y que te vean una actitud positiva ante la vida
  • Ser capaces de disfrutar los pequeños placeres (se pueden apuntar en el diario emocional citado más abajo, para que les ayuden a procesar poco a poco…)

Etapas de la Inteligencia Emocional

Percepción: percibir lo que siento… ¿sabías que las emociones en la cara son universales y que no son los ojos sino la boca lo que más marca que se perciba una u otra? Mira si no este ejemplo, con el mismo trazo básico (dos puntos para los ojos) son los signos de la boca las que transmiten la diferencia emocional de alegría, tristeza, sorpresa y… ¿qué me estás contando? jajjajaja

caritas-feltbaby-inteligencia-emocional-para-ninos

Facilitación: es estadio de facilitar resolución de problemas y creatividad.

    • Por sí mismos no saben todavía generarse sus propios estados regulados, hay que acompañarles y facilitarles momentos felices en su día a día (no solo verbales, también pequeños gestos, momentos de canciones, juego…)

Comprensión: Causas y consecuencias.

    • Hay que tener muy claro que marcar la diferencia no va a estar en las situaciones sino en el pensamiento, en cómo interpreto lo que me sucede.
    • A veces en los niñ@s hay percepción ‘distorsionada’  y hay que ahondar en el trabajo con ellos para que entiendan el QUÉ y el POR QUÉ les provocó esa emoción
    • Una buena pauta es llevar un DIARIO EMOCIONAL, en el día a día puede dar pereza pero ¿no nos volcamos a veces en otras actividades como manualidades, sus extraescolares, inglés, etc? Pues dedicarles tiempo para esto es funda-men-tal

Regulación: Apertura a todo (alegría, tristeza…), conducción, implicación y dirección de emociones (propias y ajenas).

    • Es muy importante conocer la fisiología del PROCESO EMOCIONAL, ya que vemos el mundo según mis experiencias vividas y pasadas (¿no os ha pasado que estando embarazadas veis embarazadas por todas partes? ¿o una foto de una goma Milán no os lleva directamente a la infancia? ¡por no hablar de un olor o una canción especial! La información de nuestros sentidos llega directamente a nuestro cerebro a veces por atajos inmediatos).
    • Regular las emociones dependerá de la fase evolutiva del niñ@:
      • Un bebé todavía no puede por lo que se precisará una red de orientación (redirigir la atención sensorialmente a un objeto/estímulo).
      • Ya con 3-4 años se puede empezar a ir entrenando una red de control ejecutivo (les ayudará a estar más preparados para el cole, menos problemas de conducta, menos agresivos, menos ansiedad o aislamiento, más habilidades sociales… ¿cuándo razonar con el niño? Obviamente cuando esté bien ¡no en plena rabieta con estallido emocional! Haciéndoles partícipes antes o después de la situación.
      • En la adolescencia presentarán más destrezas mentales, menos consumo de drogas, más empatía, más liderazgo…

Aprender a aprender, aprender a ser, aprender a resolver. Unesco

Educación Emocional no es reprimir o imponer sino saber utilizar la razón para conseguir equilibrio:

  1. Palabras que sepan entender.
  2. Asegurarse de que te atienden cuando les hablas (¿te pones a su altura?)
  3. Mantén tu palabra
  4. Sé breve
  5. Tener claro que la familia somos los agentes primordiales para esta tarea
  6. Dales autonomía (se trata de acompañamiento no de sobreprotección, con ella solo se consigue ansiedad en la infancia)

Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás… es la única. Einstein